Consiste en la extracción del plasma propio del paciente, obtenido de una muestra de sangre, se inyecta en la zona deseada para lograr la regeneración celular de los tejidos y combatir signos de envejecimiento.

La piel recupera su firmeza, y tersura, reduciendo las lineas de expresion.

Estimulando los fibroblastos mediante factores de crecimiento. Los fibroblastos son las células de la piel encargadas de sintetizar el colágeno, la elastina, el ácido hialurónico y componentes de la dermis. Responsables de la elasticidad, hidratación, firmeza y aspecto característico de piel jóven y sana.

(El plasma rico en plaquetas (PRP) es un preparado autólogo (extraído de la propia sangre del paciente) de plaquetas en plasma concentrado. El proceso se realiza mediante la extracción de sangre, centrifugación y extracción del plasma rico en plaquetas para posteriormente realizar la infiltración a nivel facial-corporal-capilar.

No presenta efectos adversos ni reacciones alérgicas.